Archivo para tocororo

La sorpresa que me guardó Soplillar

Posted in Ciénaga sin cocodrilos, Desde mi lente intrépido with tags , , , , on abril 1, 2013 by ralexdelpino

Soplillar/CienagadeZapata/Fidel/CeliaSanchezDesde el mismo momento en que decidí embarcarme en esa aventura de blogueros hacia la Ciénaga, mi cabeza empezó a dar vueltas pensando en todo lo que iba a vivir, experimentar y conocer.¡Vaya! -me dije en el camino de regreso a casa- menos mal que reaccioné a tiempo, porque sino me hubiera perdido algo trascendente de verdad.

Y es que en un primer momento no le hice mucho swing a la propuesta de la Tunie y Carmencita de apuntarme en el viaje. El trabajo, los Juegos Taínos o el primer cumple de mi ahijado, eran factores que se combinaban para no convencerme mucho de lanzarme a la aventura.

Pero un buen día de a principios de marzo, ni siquiera sé por qué, me levanté con el pie derecho (soy zurdo, así que la frase para mí funciona al revés) y decidí: ¡qué cará!, vámonos pa’ la Ciénaga y no mires atrás. Sigue leyendo

Imágenes que valen por un viaje

Posted in Ciénaga sin cocodrilos, Desde mi lente intrépido with tags , , , , on marzo 28, 2013 by ralexdelpino

Iguana-Cienaga194Ya he dicho que fuimos a la Ciénaga y no vimos ni un cocodrilo. ¿Parece absurdo, verdad? Pues les cuento que esta iguana es lo más cercano que estuvimos de ver a ese magnífico y legendario reptil.

Sin embargo, aunque muchos nos quedamos con las ganas, al final no nos podemos quejar, porque la Ciénaga fue más que eso, y nos mostró otros secretos que guardaré por siempre entre mis mejores recuerdos.

Gracias a mi lente, puedo compartir esas memorias ahora con ustedes. Sobre todo aquellas que muestran la extraordinaria fuana de aquellos parajes, la de mi Cuba preciosa que me sorprende cada día más. Sigue leyendo

Ciénaga sin cocodrilos

Posted in Ciénaga sin cocodrilos with tags , , , , on marzo 27, 2013 by ralexdelpino

Cienaga190Todavía no habíamos llegado a la Ciénaga de Zapata y ya estaba pensando en todo lo que tendría para escribir a mi regreso a la ciudad de los tinajones. Ese primer día en Matanzas me encendió el bombillito de la motivación, y los posteriores, en la tierra de los pantanos y cocodrilos, me regalaron muchas ideas más.

Ideas que me acelaran la mente, pero me asombran a la vez, pues ya es sabido que soy un poco vago para contar historias. Mas esta aventura sin precedentes se merece le dedique lo mejor de mis neuronas y mi tiempo. Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: