Archive for the Para reir o llorar Category

Mi amigo Fide

Posted in Mi verdad, Para reir o llorar, Todo Deportes with tags , , , , , , , , on junio 21, 2014 by ralexdelpino

fide-raulA Fide lo conocí en la universidad. A pesar de que vivimos en el mismo reparto, nuestros caminos no se cruzaron hasta que el destino nos puso en la misma aula de Periodismo, allá por el 2007.

No creo tener un amigo más diferente a mí y a la vez tan cercano. Desde las dimensiones físicas o el color de la piel, pasando por gustos como la bebida o el vestir, no pasa mucho tiempo sin que terminemos discutiendo por algo cuando nos reunimos.

Sin embargo, puedo asegurar que la base de nuestra amistad la conforma lo único que sí amamos con la misma intensidad, pero que también nos convierte en los más acérrimos rivales cada cuatro años: el fútbol. Sigue leyendo

Un flaco ahí

Posted in Mi verdad, Para reir o llorar with tags , , , , , , , on junio 10, 2013 by ralexdelpino

Alejo3399Alejo es un flaco to’ descojonao que bien pudieran exhibirlo en un museo como el cubano prototipo que creció en el período especial. De expresión siempre contenta, es un tipo súper inteligente, súper en talla, que no está en na’, pero que parece se va a morir de la flacuencia que tiene.

A Alejo le ha caído de todo arriba, desde conjuntivitis, hepatitis, dengue, hasta una vez pasó tremendo susto cuando lo del H1N1. Recuerdo que me lo topé en la calle y me dijo, con tremenda cara de quien ha visto al diablo, que no fumaba más… y eso, escucharlo salir de su boca, es una cosa seria, porque si está enclenque, en parte se debe a que el cigarro es su fiel Sancho Panza.

Periodista de título igual que yo, su capacidad para agarrar por los cuernos a esta injusta profesión supera con creces mi novel experiencia. Trabajaba donde yo trabajo ahora, pero por motivos que no entiendo ni comparto, un día no lo pudo hacer más.

Luego de su “desaventura” periodística, tuvo que dedicarse al cuentapropismo para subsistir y, por si fuera poco, en unas semanas será papá. Ah, pero contrario a lo que una lógica obsoleta pudiera indicar, ahora le va mejor.

Alejo no ha bajado los brazos nunca y, cuando algunos pensaron que colgaría los guantes, ha tenido un renacer que lo ha hecho rey de su división, por mucho que su flacura diga lo contrario. Sigue leyendo

A la hora de almorzar

Posted in Para reir o llorar with tags , , on mayo 3, 2013 by ralexdelpino

bandejaOtro texto empolvado recién sacado del baúl de la Universidad. Esta vez, les traigo una descripición del lugar en donde -emergentemente- tuvimos que almorzar durante el primer año de la carrera debido a la reconstrucción del comedor principal. Sin más preámbulos, aquí va esta ráfaga de adjetivos y nostalgias. Sigue leyendo

El secreto

Posted in Para reir o llorar with tags , , , , , on abril 22, 2013 by ralexdelpino

anillo/manosBuscando hace unos días entre archivos viejos de la Universidad, encontré este cuento que realicé como un ejercicio de la asignatura Redacción durante mi primer año de la carrera. Una avalancha de nostalgia y recuerdos cayeron sobre mí instantáneamente y ahora se los dejo aquí, íntegramente como lo escribí hace más de cinco años y como evidencia del primer y único intento literario de mi vida.

  Sigue leyendo

Pesadillas previas a una aventura sin precedentes

Posted in Para reir o llorar with tags , , , , on marzo 20, 2013 by ralexdelpino

trenes indonesia 2Al fin llegó el día. Ya quedan apenas unas horitas para “zarpar” en un viaje que promete ser épico. Después de varias semanas de confabulaciones, planes, recogida de dinero y menudos, compra de elementales alimentos… este jueves, a las 3:55am, según el pasaje de la empresa Viajeros, debemos partir hacia Matanzas.

Igual, no me cojo tanta lucha con la hora, porque… ¿qué tren sale puntual en Cuba? Es más, si de pura, pero de pura casualidad, nuestro transporte metálico saliera en hora, entonces sí que habría algo de qué preocuparse. Sigue leyendo

Cuadrus Máximus

Posted in Para reir o llorar with tags , , on febrero 7, 2013 by ralexdelpino

Imagen

La reunión debía comenzar a las 4 en punto. Ya todo el mundo estaba allí, sin embargo, la gente se miraba y preguntaba entre ellos: ¿a quién esperamos? Luego de 26 minutos el presidente hizo una seña para que todos entraran y se sentaran, instantes después se incorporó acompañado de otra persona que se acomodó junto a él.

La primera impresión fue de algún cuadro del nivel superior. Su vestimenta así lo hacía sospechar: pantalón de mezclilla y camisa de cuadros color escarlata, puesta por dentro y abotonada hasta el mismísimo cuello. Más tarde, luego de verlo salir apresurado a responder una llamada del celular que traía cuidadosamente situado en un costado del cinto, las dudas se disiparon: en el salón de reuniones se encontraba un espécimen de Cuadrus Máximus. Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: