Luis Ulacia: “A mí no me gusta hablar de pelota” (I)

Luis-Ulacia_6Luis Ulacia me recibe como a un amigo de los años. Acaba de arribar al medio siglo de vida y su figura es prácticamente la misma que 30 años antes cuando comenzó a tejer historias sobre los terrenos cubanos de béisbol. Solo lleva como vestuario un short de mezclilla y unas chancletas de cuero. La entrevista pactada el día antes no parece preocuparle mucho; se ve desinhibido y dispuesto a conversar.

Su casa es espaciosa, lo puedo advertir aunque no paso del recibidor. A la derecha, una habitación continua alberga en una amplia repisa todos sus premios, trofeos, medallas, reconocimientos y fotos conmemorativas. Sin dudas, esa pared impresiona a cualquiera. Estoy contemplando la obra resumida de uno de los mejores peloteros que ha parido Cuba.

El mítico número 1 de los equipos nacionales y Camagüey acomoda dos sillones de mimbre cerca de la puerta principal, un poco atravesados para mi gusto. Nos sentamos, y justo cuando enciendo la grabadora me aclara:

Antes de que comiences, déjame decirte que estoy desubicado completamente de la pelota.

No se preocupe, solo traigo algunas preguntas sobre temas generales del béisbol, usted me comenta lo que quiera…

Tú pregunta que yo respondo. Solo te pido que publiques todo tal cual lo digo.

Quería iniciar hablando sobre su salida de la dirección del equipo de Camagüey luego de la serie 50. Nunca se esclareció cuál fue el motivo, por la calle se decía que fue debido al problema de salud que tuvo en una de las últimas subseries…

Existe mucha desinformación sobre las razones por las cuales no seguí al frente del equipo. Fue una decisión con la que jamás estuve de acuerdo. La enfermedad que tenía era una vena oculta congénita, no un infarto como pensaron muchas personas. A mí se me da el alta y la posibilidad de seguir dirigiendo, pero ya estaba Felipe Sarduy en la dirección y como la serie estaba casi terminándose, entonces le digo: ‘termine usted como director’. Inclusive estuve con el equipo en Las Tunas, en una de las últimas subseries de ese año.

Actualmente todavía me siento mal por decisiones que en el momento no se me informaron y entonces la población pensaba que no podía seguir dirigiendo por razones de enfermedad, cuando eso no me lo impedía en lo absoluto. Por ejemplo, en las Grandes Ligas hay cuatro managers dirigiendo con marcapasos. Pero no soy quien para juzgar. El mismo director del INDER en Camagüey, Armando Ferrer, dijo que fue una decisión personal suya y yo la respeto. Como dice el dicho: donde manda capitán no manda soldado. Pero no es que Luis Ulacia no quería seguir siendo el director del equipo de Camagüey”.

¿Y se lo comunican en el instante en que deja al equipo por el problema de salud o cuando termina la serie?

En los preparativos de la serie provincial me incorporo con el objetivo de chequear a los nuevos muchachos que surgían y todo fue una mentira, porque nunca me hablaron claro, y lo digo con toda sinceridad y a quien tenga que decírselo. Me engañaron y me siento molesto porque yo no me merecía ese trato.

¿Entonces qué ha hecho Luis Ulacia desde ese momento hasta acá?

Valoré incluso desaparecer del INDER, pero muchos amigos y personas que me quieren me aconsejaron que no debía hacer eso, que era un error, pero aun así pienso que merecía respeto. No es que merezca un altar, no estoy pidiendo eso, pero sí respeto y no verme en las condiciones de muchos atletas que los tiran al olvido, porque me parece que me sacrifiqué por el béisbol en Camagüey. Sería para mí un privilegio trabajar en la EIDE, en un área deportiva, con niños, pero no voy a permitir que vengan a maltratarme. No me gustaría que personas que no han hecho nada por el béisbol tengan un escalón por encima de mí”.

¿Qué sucede cuando se desvincula del equipo de Camagüey?

Pregunté dónde me iban a ubicar. Me dicen que voy a cumplir misión y hasta ahora que estoy trabajando en una academia en Canadá.

O sea estuvo en su casa tranquilo sin hacer nada…

Esperando a que llegara el contrato.

¿Y cuánto tiempo lleva en Canadá?

Diez meses, ahora estoy aquí de vacaciones desde el 23 de agosto y debo regresar a finales de octubre.

¿Qué trabajo realiza usted allá?

Trabajo en una academia de prospectos de 8 hasta 18 años. Se llama OIBA (Ontario Internacional Beisbol Academy) y tenemos atletas locales y de Dominicana y Venezuela. El objetivo es desarrollar a esos muchachos para que luego puedan optar por becas deportivas, las cuales les dan después la posibilidad de jugar de forma profesional. Algunos tiene posibilidades, otros no. Hay muchos que están ahí porque los padres solo quieren desvincularlos de determinadas situaciones de la vida, pero lo fundamental para nosotros es prepararlos en las cuestiones técnicas, por lo menos lo que nos compete a Pacheco, a Manrique y a mí. La academia se encuentra en Toronto, pero nosotros vivimos en Hamilton.

Mencionó que con usted trabajan también Juan Manrique y Antonio Pacheco…

Sí, cada uno en su área. Manrique en la receptoría, Pacheco con los jugadores de cuadro y yo en los jardines. Pero a la hora de tratar la ofensiva nos unimos los tres y el preparador físico de Santiago de Cuba, Felipe Asiré. En total somos cuatro cubanos los que trabajamos allí.

¿Cómo es la relación entre ustedes, llegan de forma casual cada uno o a través de un contrato?

Llegamos todos juntos, mediante un contrato con la agencia CubaDeportes.

¿Y por cuánto tiempo permanecerán allá?

No lo tenemos definido, es un contrato renovable.

¿Qué diferencias ha podido apreciar con relación al béisbol cubano, sobre todo en la parte formativa, que es la que ustedes trabajan?

El béisbol consiste en tener los medios para poder desarrollarlo. Teniendo guantes, bates y pelotas lo demás sale en el terreno. Canadá es un país muy desarrollado, pero nosotros tenemos la ventaja de que al cubano y al latino le gusta el béisbol, y es ahí donde superamos a otros equipos. La forma del entrenamiento es más complicada, porque si al muchacho le gusta, bien, pero a veces están ahí porque los padres los obligan, entonces hay momentos donde uno tiene que ser muy observador para encontrar la forma de entrenarlos.

Porque al final es un servicio que se cobra…

Claro. Hay quienes están ahí por estar, pero hay otros que quieren llegar y entonces se hace difícil, porque tienes que diferenciar y en el entrenamiento no tienes esa oportunidad de trabajar por separado. Puedes hacerlo técnicamente con uno en el momento que le corresponda, pero en ese caso no pueden existir diferencias. Esa es una de las cosas que a veces nos choca.

¿Qué cantidad de atletas tiene la academia?

Mientras haya posibilidades de seguir captando nosotros trabajamos, no hay máximo ni mínimo.

¿Y durante este tiempo que ha permanecido allá ha estado al tanto del béisbol en Cuba, me refiero a la Serie Nacional, al equipo Cuba?

Te voy a decir con franqueza lo que le digo a todo el mundo: no es que yo quiera estar desinformado, lo que pasa es que a mí no me gusta hablar de pelota, ni sentarme a ver un juego. Tampoco quiere decir que esté ajeno a lo que pasa en la Serie Nacional, pero no la sigo; ni a las Grandes Ligas, ni al Clásico.

Pero está al tanto de los cambios que se han realizado en la Serie Nacional. La estructura, los refuerzos…

No me gusta esta estructura, aunque los refuerzos fueron los que hicieron lucir a esta última etapa de la Serie Nacional. Entonces un camagüeyano es campeón nacional con Villa Clara. No entiendo. La otra cosa son los récords, ¿cómo van a quedar? Me gustaría una serie completa de todos contra todos y el que gane más es el campeón.

¿Sin play off?

Que los dos que más ganen de cada zona se enfrenten en un play off final.

Cómo mismo fue la Serie una vez a finales de los ‘80 y principios de los ‘90…

Así mismo, en ese entonces había más rivalidad. Este mismo año casi todos los equipos que fueron a la segunda fase fueron de la zona occidental.

Otros de los temas candentes ahora mismo en Cuba es Víctor Mesa. Se habla mucho de cómo sacó del sótano a un equipo como Matanzas y los polémicos métodos que tiene para dirigir…

Yo respeto todas las opiniones. No me corresponde cuestionar que hizo Víctor Mesa ni que va a hacer.

En Camagüey se comenta que a la provincia le hace falta un director como él para que el equipo logre levantar…

No es un secreto que Matanzas ya estaba para despegar, como mismo estaba Camagüey, pero no lo ha hecho. Ojalá traigan a Víctor Mesa para acá, a lo mejor Camagüey despega, a lo mejor no. Siempre digo que Víctor Mesa tuvo un mejor equipo que Matanzas, que es el caso de Villa Clara, y nunca fue campeón.

¿Qué opinión posee del estado actual del béisbol cubano?

Para mí el béisbol de Cuba siempre va a estar en la élite. Que no se hayan alcanzado los resultados que se esperaban es otra cosa. Alguien con más experiencia que esté vinculado directamente sabrá qué es lo que pasa. Lo que sí te puedo decir con toda sinceridad es que el béisbol puede mejorar. Los atletas de hoy en día no tienen el mismo espíritu ni el entusiasmo que existía en la época en que nosotros jugábamos, aunque sí tienen calidad.

¿A qué le atañe esta apatía?

El mundo cambia, se va desarrollando, los tiempos son otros. Los muchachos de ahora son más liberales, tienen otra forma de pensar y de actuar, vienen con otra formación. Hay peloteros que piensan que ellos son más entrenadores que atletas.

El éxodo de atletas no es un fenómeno nuevo en Cuba, pero se ha incrementado hasta el punto de que se van peloteros que tienen muy pocas posibilidades de triunfar afuera, ni siquiera en ligas de menor nivel…

Eso está relacionado con lo que te decía anteriormente. La forma de pensar es muy diferente. Estos muchachos de ahora piensan en un celular, en un arete, y en la época de nosotros no era así. Se trataba primeramente hacer un buen papel por tu provincia y luego tratar de integrar un equipo Cuba. Esa unión que existía en mis tiempos se ha perdido mucho.

En relación a la atención a los atletas hay provincias que verdaderamente se preocupan, otras no. Exigimos resultados y a veces las condiciones no son ni las mínimas. Se están pagando muchos millones en las Grandes Ligas por los peloteros cubanos y si nosotros no somos capaces de resolver los problemas de los atletas aquí, se van a seguir marchando. Hay necesidad de estimular a los deportistas y más a estos muchachos nuevos de ahora.

¿Y qué tipo de estímulo pudiera ser?

Puede ser monetario, pero también puede ser en relación a las condiciones de vida que tienen muchos de ellos.

Precisamente hace solo unos días se conoció un nuevo acuerdo del Consejo de Ministros que se refiere a un nuevo sistema de pago a los atletas y a las posibilidades de contratación en el exterior; también se van a dar premios en metálico por las actuaciones individuales en la Serie Nacional…

Eso indiscutiblemente va a ayudar a que otra vez el béisbol tome el rumbo que tenía. No es que se haya perdido el nivel, pero es que existía un techo y ya se había llegado allí, entonces ahora hay que subirlo. Estoy contentísimo con esto pero hay que tener cuidado en cómo se va a hacer, porque no se puede premiar igual a todos. El estímulo mayor debe ser al que más se esfuerce, y eso no quiere decir que no se premie al que está en el banco, porque hay atletas que están conscientes de que están ahí porque hay otro mejor, pero se entregan igual en el entrenamiento y en una situación en que el director requiera de él.

Continúa en Luis Ulacia: “A mí no me gusta hablar de pelota” (II)

luis-Ulacia_5

 Luis-Ulacia_3

 

Anuncios

4 comentarios to “Luis Ulacia: “A mí no me gusta hablar de pelota” (I)”

  1. SALUDOS Y FELICIDADES CON ÉXITOS, ” Campeón ” me ha gustado tus refecciones con la pinceladas de Raúl, con acertadas Reflecciones, pero, amigos míos esa pincelada de que ” A mi no me gusta hablar de PELOTA”, Cubano y beisbolero, gente de buen gusto y ¡…! Y no tiene la pelota como obj. ¡ Pelotero !, saludos y esperamos los susesivos II ,III, …

  2. ernesto Says:

    muy valorativa y con mucha experiencia de lo que es el beisbol en cuba actual y el factor disciplina y amor por el trapo, es decir por la provincial que representa, sin dudas muchos de estos atletas que llegaron a escalas superiores aportan mucho al desarrollo del beisbol y creo que luis ulacia ha sido un ejemplo de atleta

  3. Ramon Guerra Díaz Says:

    Es bueno saber de los grandes, felicitaciones a Ulacia y a ti que lograste la entrevista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: