Cómo salir del ojo de la tormenta

ojo-del-huracanNo hay que ser mago o adivino para saberlo. El deporte cubano vive hoy el peor momento de su historia. Duele decirlo, escribirlo… hasta pensarlo, pero es una realidad que golpea y amerita soluciones urgentes, antes de ver como se hunde por completo.

Algunos podrían alegar que la decepcionante actuación en el Mundial de Atletismo fue la gota que colmó el vaso, mas esa era una bala que se veía venir, y en lo personal, considero que esa copa ya estaba desbordada desde hace algún tiempo. El Clásico, Londres, Beijing… hablan por sí solos.

Dos motivos fundamentales se me ocurren entre todos los responsables. El primero, un fenómeno que se fue agigantando desde finales del pasado siglo y hoy nos explota en la cara con mayor fuerza a cada rato: el éxodo de deportistas. El otro, viene aparejado con el anterior: la mala organización del movimiento deportivo cubano.

Talento ha existido, existe, y siempre existirá. Esta Isla es un máquina de hacer atletas. Pero hemos visto cómo “se han ido”, “quedado”, “desertado”, los mejores exponentes de las principales disciplinas. Muchos hombres que en su momento fueron garantes de que las cuatro letras brillaran en lo más alto del firmamento deportivo mundial, y hoy, por múltiples causas, ya no están.

Entonces viene el análisis. El razonamiento necesario que debe ir más allá de la actitud “moral” o “patriótica” de algunos nombres. La evaluación de por qué la estampida, que más allá de privarnos de medallas o trofeos, ha traído dolor al alma de muchos cubanos que solo desean ver triunfar a los suyos.

Una de las premisas del deporte revolucionario ha constituido el amateurismo, la negativa ante cualquier tipo de mercantilización. Y un mérito ha sido también demostrar que a través de esa elección sí se puede desarrollar el ejercicio del músculo al más alto nivel. Sin embargo, los tiempos cambian, y el mundo actual no se puede enfrentar como mismo 20 o más almanaques atrás.

Los acontecimientos y resultados de los últimos años develan que, si bien el profesionalismo en su más bruta y cruda expresión no creo debiera ser el camino, sí urge hallar otras rutas para mantener el éxito.

Afortunadamente, en el béisbol se dieron algunos pasos en meses recientes con la inserción en la Liga Méxicana de los granmenses Alfredo Despaigne y Yordanis Samón, y el pinero Michel Enríquez.

despaigne-piratasPero aun así, los esfuerzos me parecen insuficientes y este uĺtimo caso para mucha gente se vio como una alternativa desesperada, pues los cambios debían haber llegado antes. Además, todavía se desconoce cuales serán los “mecanismos” y “requisitos” que se crearán para que un atleta sea “elegible” para competir en el exterior.

El caso es que las autoridades deportivas -y las no tanto- deben actuar de inmediato y reconocer cuando se han equivocado. No veo como podría perjudicar a Cuba que un pelotero juegue en la Liga Japonesa a tiempo completo, o que un voleibolista reparta rematazos en Italia, o que un basquetbolista se pruebe en México.

Estoy seguro que de crearse las condiciones apropiadas que beneficien a ambas partes -deportista y gobierno-, ningún atleta estaría en desacuerdo con retornar para un representar a Cuba en un evento foráneo.

El ingreso económico que se generaría pudiera contribuir a mejorar las condiciones de vida -en muchos casos paupérrimas- en los centros de entrenamientos, sitios donde los atletas deben permanecer durante casi todo el año. También se beneficiarían notablemebte las instalaciones deportivas, de las cuales la mayoría se encuentran enormemente atrasadas respecto a los requistos internacionales.

Estas constituyen solo algunas ideas, pero sobrarían las soluciones que se podrían aplicar y las ganancias que lograría percibir el país.

Cada vez que pienso en la opción de que los atletas cubanos compitan por todo el mundo, me viene a la mente un ejemplo que bien pudiera ser la otra cara de la moneda: el universo del arte.

En más de una ocasión me ha surgido la duda de por qué los artistas cubanos –de cualquier especialidad– sí pueden viajar libremente, tener contratos de trabajo en otros países, demostrar su valía y calidad en donde prefieran, mientras los deportistas no.

juan-formell_miamiLos Van Van, orquesta insignia de la música cubana por décadas, puede tocar en todo el planeta, incluso hasta en lugares donde se ataca constantemente a Cuba, como en Miami, y luego regresar y hacer un concierto en la Plaza de la Revolución.

Pablo Milanés ha realizado declaraciones polémicas sobre el gobierno cubano desde el extranjero, y ahora retorna, ofrece una gira por varias provincias y es aclamado por la prensa y por el pueblo.

Uno de los mejores bailarines que ha dado este país, Carlos Acosta, pasó la mayor parte de su carrera en las mejores compañías de ballet clásico del orbe, y siempre retornó a los escenarios nacionales.

Los ejemplos pudieran seguir por montones, porque es enorme el número de actores, músicos, pintores, humoristas, bailarines… que han llevado su vida y su talento a otros lares, y son bienvenidos de vuelta en Cuba sin ningún tipo de problema.

Entonces me pregunto, ¿qué daño podría hacer que esta apertura en el arte se extendiera a nuestro deporte? ¿Acaso no se confía en la capacidad de pensamiento de los deportistas? ¿El hecho de que no sean intelectuales los cohíbe de determinados privilegios?

La vida ha demostrado que no se puede vivir de espaldas a lo que sucede en el resto de la Tierra, y un cubano seguirá comiendo congrí o tomando ron, ya sea en Los Ángeles, Mónaco o Tokio. Y el que no comparta los valores que esta sociedad ha sembrado desde hace más de 50 años, no lo hará jamás, ni aquí ni allá.

Si se pretende que el deporte cubano siga brillando -o lo vuelva a hacer- se deben buscar nuevas alternativas que permitan la continudad de su desarrollo. Sería una lástima que una de los conquistas más grandes que ha logrado este país se desplome en caída libre por no querer asumir el mundo tal y cual es hoy en día. Más vale rectificar tarde que nunca.

Anuncios

11 comentarios to “Cómo salir del ojo de la tormenta”

  1. […] * Este post es la versión ampliada de un comentario aparecido en el periódico Adelante de Camagüey y está disponible en http://reflexionesderaul.com/2013/08/26/como-salir-del-ojo-de-la-tormenta/ […]

  2. yainiel arrieta Says:

    Raúl realmente me he quedado sin palabras brother después de leer este artículo , el periodismo deportivo cubano esta necesitado de realizar trabajos como este , una lástima realmente que en ocasiones te miren de una forma que tal que parece que eres un extraterrestre . La vida ha demostrado que no podemos negar el desarrollo , en la década de los 90 cuba alcanzó notables éxitos en la arena internacional , en 1992 en los juegos olímpicos la actuación fue realmente muy buena para la delegación cubana , algo que va ha demorar en repetirse un buen tiempo , las preseas doradas en el boxeo , el titulo en el baseball , las espectaculares morenas del Caribe con su juego armonioso , las judocas siempre combativas hasta el final , por solo citar algunos ejemplos .
    En la actualidad la situación es realmente de lágrimas , en este minuto no tenemos equipos colectivos que puedan aspirar ha estar en el podio , el baseball , baloncesto , el volyball en ambos sexos se encuentran en horas bajas . Que hacer para buscar la solución colega . ¿ Quién le pone el cascabel al … ?

    • Tienes toda la razón mi hermano, seguimos en busca de soluciones que salven a nuestro deporte del abismo. La realidad es que tenemos que evolucionar, sino pereceremos, tal y como dijo Darwin…

  3. […] * Este post es la versión ampliada de un comentario aparecido en el periódico Adelante de Camagüey y está disponible en http://reflexionesderaul.com/2013/08/26/como-salir-del-ojo-de-la-tormenta/ […]

  4. Bravo por este post Raulito. Coincido completamente contigo en todo lo que dices.

    Creo que los síntomas del fin, pq eso es, el fin del “modelo” deportivo cubano las estamos apreciando desde hace algunos años y los males que padecemos hoy no son más que consecuencias de ese virus que sabíamos que tarde o temprano nos iba a afectar. Ya es tarde para volver atrás, los sucesos actuales lo demuestran, en tres años 2011-2013 hemos perdido decenas de deportistas valiosos porque muchos de ellos se han cansado, omito decir han abandonado o traicionado, se han cansado de las condiciones a las que son sometidos y la gran cantidad de regulaciones e imposiciones a las que son sometidos por parte del INDER.

    No se si en una ocasión tu lo mencionaste en una ocasión, o fue otra persona quien lo dijo, pero en Cuba, el deporte y los deportistas son un asunto de seguridad nacional. Son como un amigo mío los llamó: “los trofeos de la Revolución”. Tenemos que aspirar a que el deporte goce de la aparente libertad que goza la cultura, donde muchas veces hasta un artista se pasa años sin pasar nunca por el público nacional y nunca vez a alguien decir: “se han alejado de su público o han traicionado a su pueblo que tanto invirtió en ellos”.

    Yo considero que mientras no acabemos de aplicar la fórmula mágica, que no es para nada enviar un buchito de atletas a X país tras haber someterlos a comisiones o asambleas de integralidad. Mientras no apliquemos las medidas que exige, el tratamiento de verdad para matar el virus y seguimos con medicinas poco efectivas o aspirinas para matar el dolor pero no la enfermedad, nuestro deporte, aunque duela aceptarlo morirá irremediablemente de una enfermedad prevenible.

    • Así mismo es Yohan, aquí expones más argumentos que ratifican lo anterior. Y seguirían los ejemplos. Es importante que la gente entienda que no abogamos porque cambie el sistema ni nada de eso, sino que los deportistas puedan contar con los mismos privilegios que los artistas, por solo mencionar un sector de la sociedad, pero también hay otras capas sociales que tienen posibilidades de viajar y contratarse en el exterior sin tantas restricciones. Mira los propios colaborades de la salud cubanos. Sí, se quejan a veces del salario que les pagan, pero igual resuelven más que el pelotero que se queda toda la vida jugando aquí, sabiendo que puede pobrarse al menos en la Liga de Jamaica. Seguimos abogando por una Cuba mejor hermano, gracias por llegarte hasta acá

  5. Felicidades hermano… es bueno saber que uno no anda solo en la lucha por un deporte mejor!!

    • Gracias Rey, yo pienso lo mismo cada vez que te leo. También me pareció muy atinado el amplio trabajo de Joel García en Trabajadores, aunque claro, con la mirada de un medio oficial. Poco a poco se levantan más voces. Los cambios deben llegar. Un abrazo.

  6. Bro. Buen trabajo. Acá un poco más amplio que lo publicado por el Adelante , pero bien…mucha gente en la calle , tras la publicación impresa del Adelante me comentó el artículo , pues la prensa necesita que estos temas sean manejados de esta forma. Bien.

    • Thanks bro, esta es la ventaja que tiene internet, que se puede escribir más. En la calle también me han hecho repercusión del mismo. Incluso me han llamado a la redacción gente agradeciendo el trabajo. Eso es uno de los mayores premios de ser periodista, que la gente se identifique con lo que uno hace… Seguimos en combate…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: