Reflexiones se mudan más allá del norte

avion-contraluzEn el momento que esté post sale publicado me encuentro a varios kilómetros de altura y alejándome cada vez más de la tierra que me vio nacer. Sí, no se asombre, gracias a las virtudes de WordPress, mientras estas líneas recorren el internet a una velocidad supersónica, yo me desplazo igual, aunque no tan rápido, hasta el norte del continente, montado en una nave de Cubana de Aviación que me transporta a la ciudad de Toronto, donde voy a reunirme con mi mamá y mis tíos.

Luego de intentarlo en otras ocasiones, al fin la embajada de Canadá en La Habana decidió otorgarme una visa temporal para visitar ese país. Y con la nueva Ley Migratoria cubana el trámite se completa rapidísimo y sin mucha burocracia, por lo que en cuestión de un par de semanas pude concretar el tan anhelado sueño.

Sí, anhelado, porque a nadie en el mundo se le debería privar del derecho de reunirse con sus seres queridos en el momento que lo desee. Por eso, gracias a la vida, este domingo, por primera vez en 11 años, podré pasar un Día de las Madres junto al ser que me dio a luz.

Y para los malpensados les aclaro que Cuba jamás interpuso un obstáculo en mi camino. Ni ahora, ni cuando solicité viajar hace algunos años atrás estando aún en la Universidad. Todo lo contrario, siempre se me trató de agilizar el proceso, aunque al final una cartica que me clasificaba como “posible emigrante” hacía trizas mis esperanzas, justo en la esquina donde convergen la calle 30 y la avenida 7ma en la capital.

Pero ese no es el caso que me ocupa hoy, porque de nada sirve ahora echar la bronca. Casi dos meses es el tiempo que estaré en la tierra de la hoja de Maple. Allí experimentaré un sinfín de emociones, sensaciones, vivencias… que todo cubano que va a viajar se puede imaginar (aunque cuando llegue allá se quede con la boca abierta en más de una oportunidad por mucho que se prepare psicológicamente).

Y entre las cosas que llevaré conmigo (sobre todo las espirituales, porque se sabe que hay que dejar espacio para traer las materiales) incluyo este espacio virtual que en los últimos tres meses ha renovado mis votos con la profesión que estudié y que amo.

Esa es la noticia de este post. Las Reflexiones no se tomarán ningún receso durante mi lejanía. En todo caso, se convertirán en mis más fieles confidentes, para dejar plasmado, casi a modo de diario, todo el nuevo mundo que estoy a punto de conocer.

A partir de hoy y hasta finales de junio, estas letras nacerán miles de millas al norte, incluso más allá de lo “prohibido”, y desde ahí seguiré poniéndole sangre caliente, a pesar del frío, a este rincón de Patria que me llevo.

Anuncios

9 comentarios to “Reflexiones se mudan más allá del norte”

  1. […] y yo jamás había logrado ver, en imágenes, la hazaña de los 81 puntos. Fue esta hace poco, cuando estuve en Canadá, que aproveché la buena conexión a internet y me bebí más de 10 videos en You Tube donde […]

  2. Suerte y escribe mucho!!! eso aplaca la nostalgia 🙂

    • Gracias, gracias Leticia, pero ya estoy de vuelta hace meses, jeje. Lo que pasa es que estoy reciclando algunos post de este año. Y te confieso que entre los tantos buenos momentos que viví allá uno de ellos fue que descubrí tu blog

  3. Me imagino que allá podrás pensar con la cabeza más “fría” o con más frío en el cuerpo jajajaj. Pásala bien y sigue escribiendo.

  4. suerte mano, y esperamos con ansias tus nuevas reflexiones y vivencias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: