Pesadillas previas a una aventura sin precedentes

trenes indonesia 2Al fin llegó el día. Ya quedan apenas unas horitas para “zarpar” en un viaje que promete ser épico. Después de varias semanas de confabulaciones, planes, recogida de dinero y menudos, compra de elementales alimentos… este jueves, a las 3:55am, según el pasaje de la empresa Viajeros, debemos partir hacia Matanzas.

Igual, no me cojo tanta lucha con la hora, porque… ¿qué tren sale puntual en Cuba? Es más, si de pura, pero de pura casualidad, nuestro transporte metálico saliera en hora, entonces sí que habría algo de qué preocuparse.

Na, pero no es ni el Especial, ni tan siquiera el Regular: es el de Manzanillo, que no sé ni hasta donde llega (supongo que a La Habana), pero ya me han dicho que es de los peores.

Por lo tanto, ya llevo unos cuantos días preparándome psicológicamente y dándome cuerda de que soy uno de los cubanos que fueron al Clásico Mundial. Así me imagino que el viaje Camagüey-Matanzas en tren será el mismo que desde Tokío a La Habana en avión, al menos por la horas de duración.

Menos mal que cuando el Fide y yo fuimos a Santiago de Cuba en agosto último, la Susi nos convenció de que regresáramos en tren, porque sino esta experencia iba a ser mucho peor. Imagínense que desde 1997 no me montaba yo en un cacharro de hierro de esos.

Pero por suerte esa experiencia veraniega no fue tan mala, o quizás estaba tan predispuesto que no la vi así, incluso al final llegamos hasta más rápido de lo previsto, pues en vez de las siete horas pronosticadas, llegamos en seis y media, ¡todo un acontecimiento!

Pero los milagros ferrovíarios se dan una sola vez en la vida, y -cómo ven- el mío ya me tocó . Ahora a rezar para que el tren no se demore más de 3 horas en salir, y que no se rompa por el camino, para ver si llegamos a la Ciudad de los Puentes antes de la medianoche.

Tanto trauma y la justificación inicial de este post era hablar del objetivo real del viaje: ir a la Cienága de Zapata, a conocer esos bellos parajes de la geografía cubana, a intercambiar con otros blogueros de Cuba; hablar de las aventuras qué íbamos a vivir, de cómo les iba a hacer la vida un yogourt a la Tunie y la Carmencita… dé cómo iba a molestar a Gretel peor que un mosquito….

Pero ¡qué va!, hasta que no me depositen en Matanzas no tendré cabeza para pensar en pantanos y cocodrilos, y mucho menos en worpress o blogspot. Por ahora solo tengo espacio en mi mente para soñar con un cienpiés gigante de hierro y sus casi seguras más de 12 horas de acoso hacia mi persona.

Anuncios

5 comentarios to “Pesadillas previas a una aventura sin precedentes”

  1. hi!,I really like your writing very a lot! share we bbe in contact extra about your post on AOL?
    I require an expert in this area to unravel my problem.

    May be that is you! Taking a look ahead to peer you.

  2. You can not be guessing if you are looking for quick results.
    Water can certainly produce you feel full for your whole day.

    Drinking plenty of water will eliminate cravings for food.

  3. […] Raúl Alejandro del Pino, escribe Pesadillas previas a una aventura sin precedentes en su blog Reflexiones de Raúl […]

  4. Raulito eres fula. Dándome envidia yo que no pude ir. Saludos. Seguro que la pasan genial. En el otro viaje ya iré de primero.

  5. Raul contreras Says:

    Me gusta mucho la sinceridad de este gran periodista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: