Réquiem para un mal perdedor

derrotaEsta es la crónica que ningún periodista deportivo desea escribir, o al menos aquel que sienta una pizca de pasión por el equipo al cual sigue. Me imagino al que le tocó redactar sobre el fracaso ante Estados Unidos en la final de la pelota en Sydney, o el que tuvo que reseñar aquel doble play fatídico para el que bateó Yuliesky en Beijing.

Pero hoy, sin tanto dramatismo ni trascendencia como en esas oportunidades, me toca referirme al nuevo fracaso de los “Tigres” ante Ciego de Ávila en otro play off de la Liga Superior de Baloncesto.

Por suerte, la televisión transmitió el partido, y así no tengo que narrar cómo fue esa épica derrota. Cada camagüeyano que vio el juego lo vivió a su manera, aunque estoy seguro de que muchos no aguantaron hasta el silbatazo final.

Ya ha pasado casi una semana, mas aún no logro explicar cómo el quinteto camagüeyano pudo regalar una ventaja inicial de 14-0 y que más tarde llegó a ser de hasta de 20 puntos. No le encuentro razonamiento lógico, porque los números hablan bien claro. Un equipo que solo marca 18 tantos en la segunda mitad de un juego no tiene derecho a ganar.

Más allá de las estadísticas, de los ocho tiros libres que fallaron, de las 13 pérdidas de balón que tuvieron, de las varias ocasiones en que el reloj marcó 24 segundos sin poder realizar un lanzamiento al aro, la clave de la debacle estuvo en el aspecto psicológico.

Así sucedió hace tres años cuando la semifinal iba 2-0 a su favor y perdieron tres juegos seguidos como visitantes. De igual forma pasó la temporada anterior, donde tampoco pudieron ganar el “bueno” en tierra avileña. Parece que el equipo no está listo para dar ese paso que constituye vencer a los multicampeones nacionales, porque calidad tienen para eso.

Y una muestra de esa impotencia fue la actitud antideportiva de algunos jugadores de Camagüey cuando, luego de terminado el encuentro, arremetieron contra un árbitro, reclamándoles por una falta técnica casi al final del tiempo regular.

El partido de baloncesto no se perdió en esa acción, que es verdad podía haberse marcado, sino en todos los minutos anteriores donde fueron incapaces de rematar a unos “Búfalos” diezmados, conscientes ellos mismos hasta de su propio fin.

Pero no fue así. De nada sirve ahora atormentarse buscando una respuesta para tal catástrofe. Nos quedamos en la orilla una vez más y hay que acostumbrarse a vivir con ello. Siempre me he considerado optimista, pero con esta decepción, no sé, mejor reservo mi opinión sobre lo que puede ocurrir el año que viene y me conformo con un réquiem para un mal perdedor.

Anuncios

Una respuesta to “Réquiem para un mal perdedor”

  1. alfin tengo zapatillas nuevas y me salieron guay de precio en esta direccion

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: